Agencia

El médico infectólogo, Julio Castro, considera que la disminución en las cifras de contagios por COVID-19 que se observa en los últimos días en el país se debe a la "capacidad limitada de hacer diagnóstico", aunado a una estabilización del número de casos. 

Comentó que en hospitales y clínicas se puede observar que la afluencia de casos "ha venido bajando".

Castro cree que la causa de esta realidad "es una mezcla de elementos que tienen que ver con la alternabilidad del 7×7 con la falta de gasolina", dijo.

Explicó que el déficit del combustible es un elemento que diferencia a Venezuela del resto de los países del mundo, ya que esta situación reduce la capacidad de la ciudadanía para movilizarse en las diferentes regiones.

"Esta inamovilidad nos hace parecernos un poco a África", agregó en una entrevista concedida a Román Lozinski en el circuito Éxitos de Unión Radio.

Espera que la llegada al país de nuevas pruebas rápidas puedan mejorar la capacidad de diagnóstico.

Al ser consultado sobre la reactivación del turismo y de vuelos, sostuvo que hay otros sectores que se han visto "más deprimidos" con un fuerte impacto en el trabajo por la cantidad de personas y "ahí es donde tiene que operar". 

Sostuvo que para reactivar la economía es necesario tener políticas públicas "claras y transparentes".

Aclaró que el año que viene será  menos duro en términos de número de casos y empezará la vacunación en el mundo, "y eso no va a ser una solución de hoy para mañana, y tendremos que acostumbrarnos que 2022 y 2023 van a ser años con coronavirus, con vacuna. La epidemia va a cambiar las prácticas en el mundo y tendremos que acostumbrarnos a eso".

Comparte esta noticia