José Manuel Sánchez

El director general de la Alcaldía de Maracaibo informó que el ayuntamiento batalla frontalmente contra el COVID-19, al tiempo que mantienen sus labores como ente responsable del municipio y prepara una estrategia para cuando el Gobierno nacional de el visto bueno para iniciar la flexibilización en la ciudad.

Con un tono de voz moderado, Cesar Garrido, director general del ayuntamiento marabino, atiende su teléfono directo a Portal de Noticias. La llamada, programada desde principios de semana, era para conversar un poco sobre la situación actual de Maracaibo que, aún permanece en “cuarentena radical”, luego que detectaran un foco de COVID-19 en el mercado municipal de Las Pulgas.

Tras más de dos meses del cierre del lugar y una serie de trabajos que adelanta el Gobierno regional, la municipalidad y el Centro Rafael Urdaneta, Garrido destaca que hoy Las Pulgas no puede ser considerado un foco. 

“Ya no es el espacio, mercado Las Pulgas, como espacio físico un foco, no lo es. Está totalmente cerrado, controlado, desinfectado periódicamente. (…) Tenemos en la ciudad brotes, que se generaron en la ciudad, 53 brotes en toda Maracaibo, pero el epicentro como viene a ser catalogado el mercado Las Pulgas como espacio físico ya no es un foco de contagio de COVID-19”, señaló. 

Aunque el sociólogo aclaró que la apertura del mercado obedece al comportamiento del virus, en líneas generales, en la ciudad. 

“Hay que lograr controlar el avance del virus, hay que lograr indicadores de disminución del virus para poder pensar en abrir un mercado de alta concurrencia como este”, detalló, sin embargo, señaló que toda la parte lo que refiere al comercio formal de Las Pulgas son actividades controlables, reguladas y que pueden contar con las normas de bioseguridad correspondientes. 

Indicó que "en el caso de la actividad informal el ordenamiento es muy importante. Controlar la ubicación significará reordenar, ver otros espacios, ver la distancia, pero bueno esas son medidas para las autoridades competentes que tomarán la decisión de reabrir que obedecerá al comportamiento del virus en la ciudad”, explicó. 

El segundo al mando en la alcaldía aseguró que a la Corporación le corresponde hacer frente al virus para que las condiciones sean óptimas al momento de la reapertura de un mercado como este.  

“Vamos en buen camino. El trabajo viene dando resultados. (…) Nos corresponde destacar que nosotros seguimos en el esquema de cuarentena radical que implica que grandes espacios como estos permanezcan como están, controlados o cerrados hasta que el comportamiento del virus indique que podemos pasar a otra fase”, afirmó. 

De la mano 

Para el momento de la entrevista Garrido indicó que Maracaibo tenía mil 906 casos positivos de COVID-19. Los mismos están alojado en 16 hoteles prestados a la Alcaldía. Los casos comunitarios están en 15 de estos espacios, mientras que los importados están en uno. 

“Este esfuerzo que realiza la Alcaldía de Maracaibo está advocada a atender, primero la relación con los dueños de los hoteles y la Cámara Hoteleras de forma permanente, luego a atender la infraestructura. Ahí venimos haciendo inversiones en esa infraestructura, porque muchas las recibimos al 50 por ciento de su capacidad operativa”, añadió. 

El municipio se encargó de reactivar el resto de esos espacios con la instalación de aire acondicionados, sistema de suministro de agua, de cocina, abastecimiento de lencería entre otros. Además, dentro de cada uno de esos hoteles hay personal de los Bomberos de Maracaibo, Protección Civil y un director de la institución municipal.

El adjunto de Willy Casanovaaprovechó para aclarar que dentro de estos hoteles existe también un protocolo que no permite la interacción entre los pacientes recluidos. Aseveró que los trabajadores igual cumple con la normativa de seguridad que hasta los momentos tiene un resultado de cero contagios del personal que labora en esos lugares designados para los pacientes asintomáticos. 

El esfuerzo humano para controlar el porcentaje de contagio suma unas mil 500 personas entre trabajadores de la alcaldía, los voluntarios, los médicos cubanos y venezolanos que realizan los despistajes en las calles de la cuidad, además de las personas que sí cumplen con las normativas, así como los comercios. 

Al mismo tiempo 

Garrido recalcó que el esfuerzo está enfocado en el combate del virus, aunque la Alcaldía de Maracaibo también trabaja en un plan para cuando el Gobierno levante la “cuarentena radical” y se reactive todo el ecosistema de la ciudad. 

“En el municipio nos venimos preparando para eso. La compañera de la Cámara Municipal, Jessy Gascon, viene trabajando en una propuesta de la unidad epidemiológica,construyendo esos protocolos con los que la ciudad entrará en una nueva normalidad que seguramente tienen que ser, por supuesto, con unos principios de prevención bastantes radicales”, apuntó. 

Para Garrido no es posible “aventurarse” porque la ciudad está en pleno combate y hay que continuar las labores de contención, pero esto no quiere decir que el municipio no se prepare para entrar en la nueva normalidad. 

“Estamos haciendo los dos procesos. El plan de reactivación lo venimos discutiendo, lo venimos restructurando, lo venimos trabajando en la creación de la unidad epidemiológica y debatiendo con todos los sectores económicos de la ciudad con la cámara, es decir este trabajo lo estamos haciendo a la par”, refirió. 

Garrido expuso que igualmente la gestión de Casanova en la Alcaldía continúa con el esfuerzo de organización que implica. 

“Hay que destacar que venimos trabajando, por ejemplo, en los problemas estructurales de la ciudad. El tema del agua es una competencia de Hidrolago, cualquiera podría adoptar una posición de desconexión. (…) Hace pocos días, hace una semana, con recursos que dispuso la Alcaldía de Maracaibo, encender el quinto motor de Tulé que tenía mucho tiempo parado y junto a Hidrolago se logró activar”, reveló el directivo.

Así como el trabajo en la represa acuífera, también están las mejoras en 22 de los 25 Centro de Diagnóstico Integral de Maracaibo, como el de Corito, que cuenta con una Unidad de Cuidados Intensivos; la rehabilitación de la calle 72, las mejoras en red de gas doméstico que se llevaron a cabo durante el pasado fin de semana, así como el servicio de recolección de basura, que, aunque admitió que aún le falta, continúa con sus labores. Todo a la para de la lucha contra la expansión del COVID-19 en Maracaibo. 

Intensiones claras

Garrido conversó sobre sus aspiraciones políticas en el marco de las elecciones parlamentarias pautadas para el 6 de diciembre y dijo que se apegará a lo que decida la dirección del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Aunque el norte del máximo director del ayuntamiento marabino es claro: trabajar en la reconstrucción de Maracaibo y continuar la lucha con el virus. 

Pero estima que las elecciones sí deben llevarse, porque son sanas para el bienestar del país y de los venezolanos por lo que espera que la oposición participe.  

Comparte esta noticia