Texto y Foto: Johanny Pernia

Al entrar en las áreas de emergencia pediátrica y adultos se pueden observar las condiciones “de olvido” en las que se encuentra el Hospital General del Sur (HGS) Dr. Pedro Iturbe, uno de los principales de la región. La desatención y la falta de inversión en las instalaciones es evidente.  

Médicos y pacientes se enfrentan a diario a la dura realidad de la crisis venezolana que se encarna en este centro de salud, que, en otrora, fue referencia para el país.

Toda una galería de deficiencias se une a la próxima y se hacen notar entre los rayos de luz que a medias alumbran los oscuros pasillos del HGS. 

Sin lámparas, sin equipos médicos ni aires acondicionados, los residentes y adjuntos “trabajan con las uñas” para atender a los pacientes que a diario acuden a esta institución por “no tener los dólares para ir a una clínica”.

La torre de hospitalización está cerrada desde el piso seis hasta el 10. Las consultas están suspendidas, según corroboró el equipo de Portal de Noticias durante un recorrido.

Se rumora que “la orden es cerrar uno de los dos pisos de pediatría”, que hasta el momento puede flotar por “autogestión”.

Los pisos cuatro y cinco atiende áreas de gran sensibilidad, incluyendo la de hospitalización pediátrica. Sólo en el piso cuatro, de 16 habitaciones funcionan tres, el resto fue desmantelado y ordenado su clausura por parte de las autoridades del hospital.

Un cartel de “bloqueado-contaminado” marca cada puerta que esconde armazones de lo que en algún tiempo fueron camas y sillas de hospitalización.

Los baños con excremento en los pisos y los grifos dañados dejan caer gotas de agua que poco a poco rebosan las “inutilizadas instalaciones”.

“De 70 camas sólo 23 están operativas. En la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), solamente hay tres cupos. No hay insumos en traumatología, este servicio no funciona. Semanalmente va un médico a cirugía. Si el paciente compra todos los insumos se opera, sino no”, reveló una fuente que por cuestiones de seguridad prefirió guardar su identidad.

Las cirugías que se atienden son las ambulatorias, cosas sencillas. Si son cirugías mayores se remiten a otro centro asistencial.

Denuncia

Fuentes internas afirman que son innumerables los reportes que envían a la dirección del hospital, en el que resaltan cada una de las deficiencias con las que se encuentran a diario.

El pasado 7 de enero el presidente Nicolás Maduro, durante una reunión en la que analizaron el Balance de Salud 2019 y Objetivos para 2020, llamó al relanzamiento del Sistema de Salud Público con las inversiones que requiere cada centro de salud. "Debemos construir un poderoso y verdadero Sistema de Salud Público al servicio del pueblo"

“No tenemos apoyo, del personal de mantenimiento no tenemos quejas, ellos nos ayudan y colaboran, pero las autoridades del hospital reciben los reportes y no hay respuesta”. “Desde arriba se ordenan cambios sin previa consulta al personal médico. El área de triaje fue cambiada a oftalmología sin ningún aviso. Control de niño sano y consulta pediátrica también fueron suspendidas, no hay aires acondicionados”.

Daños estructurales

En el 50 por ciento de los pisos que está operativo hay condiciones de riesgo tanto para el personal médico como para los pacientes. 

Las estructuras de yeso que estaban instaladas como parte del “cielo raso” se desplomaron por las goteras que, poco a poco fueron socavando y deteriorando su condición.

Lo que en un tiempo funcionó como el área de cocina y el comedor están completamente desmanteladas y destruidas. Los galenos por gestión propia buscan la manera de reacondicionar estos espacios para tener un poco de comodidad en su espacio de reposo.

Los médicos no cuentan ni con una “cama decente” para usar durante su descanso en los días de guardias.

De lo que fueron aires acondicionados solo quedan chatarras encerradas en pequeños cuartos llenos de basura y los esqueletos de las estructuras de los techos penden de trozos de alambre.

Silencio

Los pacientes callan, sus familiares también. Al ser atendidos por el personal médico estos reciben la lista de insumos que el paciente necesita para el momento de su ingreso a hospitalización. 

Hay una larga lista de personas que mientras están recibiendo tratamiento o “pañitos de agua tibia” hacen maniobras para conseguir los implementos necesarios para sus operaciones. De estos, sobran casos.

El llamado de auxilio es al unísono de médicos y pacientes. El Hospital General del Sur Dr. Pedro Iturbe necesita atención e intervención para mantenerse en funciones, de lo contrario, cada ala correrá con la misma suerte que los pisos seis al 10.

Más de 70 años de fundado 

El Hospital General del Sur se inauguró el 19 de abril de 1948 gracias al esfuerzo del doctor Pedro Iturbe. Nació dedicado exclusivamente al aislamiento y tratamiento de tuberculosos. 

10 años después, en 1958, Iturbe inició la transformación del Sanatorio en Hospital General del Sur, ajustándolo a las necesidades de la población local.

En 1988, en homenaje a la inmensa labor del doctor Pedro Iturbe, se le dio su nombre, Hospital General del Sur Dr. Pedro Iturbe.

 

 

 

Comparte esta noticia