Agencia

A pesar de haberse proclamado campeón de la Ligue 1, la tensión no apacigua en París. De acuerdo con la información de L'Equipe, los jugadores del PSG siguen sin aceptar una reducción de los salarios, ignorando las peticiones de la UNFP, sindicato de futbolistas en Francia, y provocando un clima de tirantez en la capital francesa.

De hecho, y según afirma L'Equipe, varios integrantes de la plantilla del conjunto parisino apenas hablan con Al-Khelaïfi, conscientes de que las llamadas del jeque son para intentar llegar a un acuerdo con respecto a los salarios.

Uno de los más escépticos a esta medida es Thiago Silva, que se encuentra en Brasil durante el confinamiento y que no está dispuesto a dejar de percibir parte de su sueldo, a pesar de que la decisión es vinculante para todos los equipos de la Ligue 1.

Aún así, el PSG no se da por vencido y espera un gesto de la plantilla en las próximas semanas. Al-Khelaïfi quiere que los jugadores no perciban el sueldo de las próximas vacaciones, previsto del 1 al 22 de junio y que aligeraría de forma importante la carga salarial, ya que las pérdidas previstas son de más de 200 millones de € tras el parón por el coronavirus.

Comparte esta noticia