Agencia/Foto: Agencia

Una cinta ganadora despierta curiosidad sobre su producción, la inspiración de su director y la manera en que se concretó el proyecto. Y tratándose de la primera cinta de habla no inglesa en convertirse en la Mejor Película del año en la entrega del Oscar, ese interés es mayor. Por eso presentamos detalles poco conocidos de lo que hubo detrás de la filmación de Parasite.

Iba a ser una obra de teatro
En un principio Bong Joon-ho concibió Parasite como un libreto para el teatro, animado por un amigo actor. Era 2013 y el director había terminado de filmar el Snowpiercer cuando su asistente de producción, Han Jin-won, le propuso transformarla en película y escribió hasta tres borradores diferentes del guion (por eso recibió el crédito de coguionista).

Basada en una experiencia personal
Cuando Bong Joon-ho tenía poco más de 20 años y estudiaba en la universidad, aceptó un trabajo como tutor para enseñar al hijo de una familia rica. «Su casa fue algo que yo no imaginaba que existiera. Sentí que estaba infiltrándome en otra familia, al mismo tiempo que recibía dinero por ello», contó en una entrevista para ABC.

Referencias a otras películas
«Admiro a Hitchcock y Psicosis fue una referencia clave en Parasite. Aunque no tan rica, la casa de Norman Bates es también un hogar de dos niveles narrativos con una escalera que conduce a los secretos que abajo acechan», dijo el director a los medios internacionales antes de señalar que la escalera de la casa de la familia Park está inspirada en la escalera de la casa de la familia Bates en Psicosis.

Parasite: una comedia negra sobre la pobreza y la desigualdad que traspasa fronteras
El título no es lo que parece

Al ser una historia de una familia pobre que engaña y se infiltra en la casa de una familia millonaria, podría suponerse que los pobres son los parásitos. Pero el director tiene otra explicación para el título de su película. «Pero si miras del otro lado, puedes decir que la familia rica también son parásitos. Ellos no pueden ni lavar platos, no pueden conducir por sí mismos, así que se nutren del trabajo de la familia pobre. Ambos son parásitos», declaró el director según la revista GQ.

El significado de los colores
El diseñador de la producción Lee Ha-Jun explicó que el uso de los colores fue sumamente estudiado para generar diferentes sensaciones en el espectador. «No usamos muchos colores para la casa del Sr. Park. Para interiores, utilizamos principalmente madera oscura y materiales en tonos grises para acentuar su contraste con el exterior, y colocamos luces prácticas en tonos amarillos para crear una atmósfera sofisticada y cálida», comentó de acuerdo al diario Clarín.

La compleja construcción de la casa
«Tuve que diseñar meticulosamente el caserón, que es un universo dentro de esta película: cada personaje tiene espacios de los que se hace cargo y en los que puede infiltrarse, de modo que la dinámica entre ellos y el espacio tenía que estar muy entrelazado. No solo se construyó la casa, sino también todas las escaleras que vemos en el filme y también el barrio donde vive la familia pobre, incluido el semisótano», declaró a los medios internacionales Lee Ha-Jun.

Por su parte, el director aseguró que fue fundamental recordar la posición del sol para que coincidiera con los objetivos dramáticos y, en consecuencia, eso obligó a estudiar las posiciones y tamaños de las ventanas, hasta el punto de que tanto el diseñador de producción como el director de fotografía Hong Kyung-Pyo visitaron el terreno varias veces para verificar el movimiento del sol en cada momento y decidir juntos la ubicación de los decorados.

Los habitantes reales de los semisótanos
Durante la guerra entre Corea del Sur y Corea del Norte, el gobierno mandó construir edificios con semisótanos que sirvieran de refugios. A estos espacios se les llama Banjiha y luego de la guerra, y debido a la necesidad de viviendas, fue legal alquilarlos a las familias más pobres.

Comparte esta noticia