Agencia

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este 13 de enero la apertura de un nuevo juicio político contra el presidente saliente, Donald Trump, en esta ocasión bajo la acusación de “incitación a la insurrección” tras el asalto de la semana pasada al Capitolio por parte de una turba de sus seguidores, que dejó cinco muertos.

Trump, que asumió en 2017 y que no pudo alcanzar la reelección, es el primer presidente en la historia de Estados Unidos en ser promovido a destitución dos veces.

Con casi todos los votos contados, 217 legisladores (en una mayoría actual de 433 en la Cámara Baja) acusó al mandatario republicano de “incitar a la insurrección”, luego de que en un encendido discurso la semana pasada instara a sus partidarios a marchar hacia el Capitolio cuando el Congreso certificaba la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Al menos 10 republicanos votaron junto con los demócratas que presentaron la acusación. Este cargo contra el presidente republicano desencadenará un juicio en el Senado, que no se espera que comience sus procedimientos hasta que Trump, de 74 años, haya dejado la Casa Blanca. 

Comparte esta noticia