Agencias

En las últimas horas, la defensa del barranquillero Álex Saab Morán desplegó un plan para atravesársele a su extradición a Estados Unidos, que ya fue aprobada por el Tribunal de Apelaciones de Cabo Verde.

Ya presentaron un escrito de oposición ante la Corte Suprema, acudieron otra vez al Tribunal de Justicia de África Occidental (Cedeao) para que le imponga millonarias multas a Cabo Verde por no darle prisión domiciliaria y desplegaron una ofensiva mediática para presionar su libertad.

Hace 48 horas, EL TIEMPO reveló videos, con imágenes de la familia de Saab, de sus abogados y hasta de su médico, en donde insisten en la ilegalidad de su captura y en que tiene un cáncer de estómago que no está siendo atendido, violando normas humanitarias internacionales.

De hecho, el propio Saab hizo saber que su proceso de extradición no está en la etapa final y calificó de amarillista la información entregada por fuentes federales, que aseguran que hay un avión listo para extraditarlo.

De manera paralela, el presidente venezolano Nicolás Maduro le envió un nuevo salvavidas, emitiendo un nombramiento diplomático de última hora: designó a Saab embajador permanente y plenipotenciario en África, en un intento por darle inmunidad total.

Y aunque la justicia de Estados Unidos desestimó el tema de la inmunidad y ha guardo silencio en torno a estos movimientos, no se ha quedado quieta.

Fuentes federales confirmaron que, en las próximas semanas, ampliarán el indictment a Saab, incluyendo nuevos nombres.

El cargo principal es el de lavado de activos por más de 350 millones de dólares.

Además de Saab, allí se menciona al colombiano Álvaro Pulido, su socio y señalado cómplice. Y una investigación de EL TIEMPO reveló que los hermanos barranquilleros Reinaldo y José Slebi también están involucrados en movimientos de dineros que ingresaron al sistema financiero de Estados Unidos.

Aparte de ellos, la Fiscalía incluirá a miembros del entorno de Saab y de Pulido que aparecen en sociedades abiertas en el extranjero (Hong Kong, Colombia, Panamá, Emiratos Árabes, por ejemplo) moviendo importantes sumas.

La lista de involucrados permanece bajo reserva. Pero este diario estableció que hay familiares y allegados a Saab y a Pulido, incluido un abogado barranquillero dedicado a estructurar negocios.

La ampliación del indictment estaba prevista desde 2020.

Por eso, fuentes en Miami descartan que sea una reacción a las estrategias de la defensa de Saab, que incluyeron el envío de una carta al presidente de Cabo Verde.

Esta fue suscrita (en septiembre de 2020) por miembros del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos. Además de la exsenadora Piedad Córdoba, el otro colombiano que figura es Camilo González Posso, cabeza de Indepaz.

En declaraciones a EL TIEMPO la exsenadora ha explicado que si bien conoce a Saab, no tienen nexos con sus negocios con el gobierno venezolano.

González, por su parte, explicó que no conoce el proceso. Pero dijo que suscribió el documento, pidiendo el respeto al debido, partiendo de información suministrada por el exjuez español Baltasar Garzón, abogado de Álex Saab.

Comparte esta noticia