Nota de Prensa / Foto: Cortesía

La balacera y detonación de granadas en el interior del Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas de Cabimas, en la Costa Oriental del estado Zulia, lo originó una mujer, ajena a la población reclusa.

Así explicaron los funcionarios que resguardaban el área externa del recinto. El gobernador Omar Prieto ni el secretario de Seguridad y Orden Público se pronunciaron sobre lo ocurrido en el penal, según reseñó Una Ventana a la Libertad (UVL).

“La fémina quiso salir del retén y la seguridad externa no la dejó. Los prames del B y del C arremetieron contra los funcionarios. Los líderes del pabellón A respondieron con tiros a los otros dos pabellones y luego se inició la confrontación entre todos los pabellones. Además de las balas se escucharon tres detonaciones fuertes y prendieron candela a un área”, detalló un oficial.

Una veintena de funcionarios del Comando Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional Bolivariana (Conas) y el Equipo de Respuesta Especial del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (ERE-CPBEZ) se acercaron a las instalaciones para acompañar al general Eliezer Pereira Burgos, director del CPBEZ; y a Marcos Ríos, director del retén; quienes mediaron con los delincuentes para calmar la situación y lograr que lo internos dejaran salir el cadáver, explicó un oficial.

El cadáver del privado de libertad fue trasladado a la morgue del Hospital General de Cabimas. Las autoridades verifican su identidad en los registros del retén.

UVL destacó que hubo dos muertos durante los disturbios, pero solo uno fue identificado como Deivis David Torrealba Santana, quien estaba recluido en el pabellón B. 

Comparte esta noticia